Cocinero de zapatillas de casa

8 Sep

Desde niño recuerdo las comidas fuera de casa, con mi  traje dominguero y peinado con la ralla en medio.  Incómodo, entre  bocado y bocado, me imaginaba con el pijama y la bata. Entonces gritaba ¡Amatxo, amatxo! quiero comer en zapatillas de casa. 

Cuando me hice mayor, escogí la cocina como profesión, aprendí mis primeras recetas, sufrí mis primeros cortes e incluso me acostumbré a quemarme. Pero todas las noches en la soledad de mi cama, rogaba a la patrona de lo imposible: SANTA RITA, SANTA RITA, quiero COCINAR EN ZAPATILLAS DE CASA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: